CABALLOS MITOLÓGICOS: AL BORAK, el caballo que llevó al Profeta MAHOMA a los cielos

Al Borak (Al Boraq) es un caballo mitológico que proviene de la tradición islámica. Según dicha tradición, Al Borak fue la criatura equina que trasladó al Profeta Mahoma (que las bendiciones y la paz de Alá estén con él) en su “histórico” viaje desde la Tierra al Cielo, de ida y de vuelta. El viaje, ocurrido durante la noche, sucedió el día 27 del mes de Rayab, el 7º mes del calendario islámico. Esa noche, el Profeta habría ido desde la Mezquita Sagrada de La Meca hasta los cielos, así en plural. Y, por supuesto, habría regresado esa misma noche.

Al Borak – Pintura de Reynalda Morales

Algunas fuentes, señalan que Al Borak no era uno sólo, sino que “Dios otorgó este medio de transporte a sus ángeles en todo el Universo”. En todo caso, el vocablo Buraq (Borak – Boraq, en español) proviene de la raíz árabe b-r-q, cuyo significado es brillar o destellar. Evoca el concepto de la velocidad del rayo, que sería la que utilizó para llevar al Profeta desde La Meca hasta la Mezquita de Jerusalén en tan sólo un segundo, previamente al viaje celestial.

Imagen de Al Borak con rostro femenino – Foto: Harekrisna.de

El Corán alude a este viaje en dos versículos crípticos que le dan título a un capítulo completo (“La Noche del Viaje”), sin mencionar al vehículo. Al estar ausente de las “Escrituras”, los teólogos le dan poca importancia. Así, Al Borak aparece por primera vez en el Siglo VIII, dentro de la biografía existente más antigua del Profeta. Allí se le menciona como un “corcel alado, de color blanco”, describiéndose además como “más pequeño que una mula y más grande que un asno”. Perteneciente a la tradición islámica en los primeros escritos su mención es vaga, inacabada, de cierta forma incierta. Aunque las descripciones no aclaran su sexo, se le suele suponer masculino. Tardará siglos en desarrollar un rostro humano. Pasarían unos 500 años antes que el historiador al-Tha’labi escribiera que Al Borak “tenía una mejilla como la mejilla de un humano”, una metáfora que no justifica completamente la metamorfosis en su imagen que aparece en el arte islámico, persa e hindú, donde aparece con rostro femenino.

Sin embargo, en otras tradiciones posteriores se le cita como un corcel con cabeza de mujer y cola de pavo real, similar a la diosa hindú Sri Kamadhenu, que se dibuja como una vaca alada, con cara de mujer y cola de pavo real. Finalmente, debemos decir, que no hay un Al Borak definitivo, sino más bien una concepción “rebelde” de creencias mezcladas y caprichos artísticos. Desde, por lo menos, el siglo XIV, Al Borak se convirtió en un tema favorito de la pintura en miniatura persa. En la actualidad, su “imagen”o más bien su nombreaparece representado en camiones paquistaníes, en aviones libios, en pinturas de vidrio senegalesas y en cajas de fósforos hindúes.

En las Pistas

No han sido muchos los Purasangres que han actuado alrededor del mundo bautizados con el nombre de Al Borak (Al Boraq, Buraq, Al Buraq), según los archivos públicos de PedigreeQuery. Apenas unos 13 ejemplares lo han hecho, 7 de ellos usando como nombre Al Borak.

Al Borak ganando el Clásico República de Venezuela (Ven-G1) – Foto: Jorge Yánez

Precisamente, un Al Borak (98-10, Slewbop en Dawn Clear, por True Knight), venezolano de nacimiento, ha sido el único resaltante de ese grupo. Nacido y criado en uno de los más prestigiosos recintos de cría venezolanos (Haras La Quebrada), el castaño Al Borak tenía un linaje llamativo, perteneciendo a la importante familia 12-c, la misma del inolvidable Jefe de Raza Roberto (69-88, Hail To Reason en Bramalea, por Nashua), cuya madre, la influyente matrona Bramalea (59-83, en Rarelea, por Bull Lea) aparece en el pedigree de Al Borak (1998) como su 3ª madre. Hermano de 2 ganadores selectivos y de dos madres de múltiples ganadores clásicos, Al Borak se convirtió en el mejor potro de su generación en Venezuela al triunfar en los dos pasos finales de la Triple Corona venezolana, los clásico Cría Nacional (Ven-G1, La Rinconada, 2000m, 2:04-1/5) y República de Venezuela (Ven-G1, La Rinconada, 2400m, 2:30-4/5), las únicas pruebas de la triple gema en las que participó.

Propiedad de nuestro colega, el ingeniero Wadih Abouhamad, le brindó grandes satisfacciones y llegó a generar cierta rivalidad con el Crack venezolano de entonces My Own Business (97-11, Voyageur en Word Medley, por Verbatim), promocionándose mucho el enfrentamiento entre ambos en el Clásico Día del Ejército (Ven-G2, La Rinconada, 2000m, 2:02-4/5) en junio de 2002. En ese único enfrentamiento con el Crack finalizó , restándole sólo 3 actuaciones más para su retiro, con récord de 8-2-1 (17 acts.), dedicándose desde la temporada siguiente (2003) al rol de semental. Con pocas oportunidades, tuvo alrededor de unos 40 hijos reportados, varios ganadores e incluso algunos figuradores selectivos, pero ninguno capaz de replicar la categoría de sus actuaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *