CABALLOS MITOLÓGICOS: El KELPIE, un espíritu “demoníaco” que aparece en forma de Caballo

El Kelpie , o más bien, los Kelpies , porque son muchos, tantos como ríos, lagos, lagunas, y acumulaciones de agua existan, pertenecen a la mitología celta. En Escocia son famosos por sus numerosas leyendas, siempre rondando fuentes naturales de agua, alrededor de las cuales se cree que deambulan en busca de víctimas. Son múltiples las “historias” que describen los planes que suelen tramar para seducir y llevar a la muerte a todos quienes se acerquen a ellos. Todas apuntan a que el Kelpie es un ser de los más peligrosos, un espíritu del agua que surge hambriento de carne humana.

También existen leyendas que dicen que puede presentarse en forma humana , asumiendo el aspecto de un atractivo joven , cuya misión es la misma: atraer a los incautos al agua para hacerles sufrir un terrible final, perder la vida ahogados. Sin embargo, algunos relatos afirman que el Kelpie , cuando aparece como humano, conserva los cascos de caballo, lo que lleva a muchos a asociarlo con la idea cristiana de Satanás. El poeta escocés Robert Burns (1759-1796), el más celebrado en lengua escocesa, alude a esta idea en su libro “ Address to the Devil” (Directo al Diablo) de 1786.

Los habitantes de las Highlands , las tierras altas escocesas, “saben” que no deben acercarse a un lago en horas de la noche, pues es probable que se encuentren con un hermoso caballo de pelaje negro como el azabache o de pelaje blanco luminoso. Quien lo encuentra no podrá resistir la tentación de acercarse y montarle. El caballo, totalmente manso, le permite que se suba a su grupa, pero una vez que le tiene como jinete asume un galope hacia el lago , arrojándose a toda velocidad al agua, buscando la parte más honda, por supuesto, con su “sorprendido” jinete en sus lomos. Su objetivo principal no tiene dudas, acabar con la vida del “humano”.

Dibujo alegórico de un Kelpie – Foto: Wattpad.

Según la leyenda son distintos los Kelpies según vivan en agua dulce o en agua salada. Los que viven en lagos de agua salada se conforman tan sólo con que su víctima trague un poco de agua, mientras que los de agua dulce son muchos más peligrosos pues, una vez que se lanza al agua se convierte en atacante de su víctima y le devora. Se dice que la única manera de escapar de un Kelpie es arrancarle las bridas, de esa forma quedará bajo el total dominio del jinete y sujeto a sus órdenes.

Una historia reconocida habla de un Kelpie capturado por un Terrateniente de Morphie, de nombre Gordon . El hombre aprovechó la gran fuerza del Kelpie utilizando un cabestro estampado con el signo de una cruz. Le obligó a cargar pesadas piedras con las que logró construir su castillo. Así, cuando el trabajo estuvo completo, el Terratenienteliberó al Kelpie , quien se había sentido terriblemente infeliz durante su “cautiverio”. Al estar libre, el Kelpie maldijo al hombre, razón por la cual se cree popularmente que se produjo la extinción de toda la familia del Terrateniente.

Dibujo del Castillo de Vayne – Foto: Wikipedia

Como prueba de la existencia de los Kelpies, según otra leyenda, sólo hay que ir hasta los terrenos de las ruinas del Castillo de Vayne (Angus, Escocia). Allí se encuentra una huella con la forma de un casco de caballo sobre una piedra, cerca de la orilla del río, que habría sido impresa por un Kelpie. La gente cuenta que “si te estás quieto y en silencio, temprano en la mañana o al anochecer, y escuchas con atención, podrás percibir la triste canción del Kelpie, que emite mientras flota, moviéndose al curso de la corriente, que fluye suavemente”. Asimismo, se recomienda que no se intente nada más que eso, porque en caso contario las consecuencias podrían ser mortales.

Hélix Park en horas nocturnas – Foto: Andy Scott.

Los Kelpies han sido inmortalizados, no sólo por múltiples leyendas, sino en todas las formas de arte: Literatura, Escultura, Pintura, e incluso se han incluido en historias modernas. Quizás el monumento más importante dedicado a esta raza de Caballos Mitológicos existe en Falkirk , una localidad del centro de Escocia, ubicada entre las ciudades de Edimburgo y Glasgow , ligeramente al norte de ambas. Allí está el Helix Park , un espacio lleno de verdor creado en 2003 , centro de atracción del sitio donde viven unos 35.000 habitantes, y donde se encuentran dos inmensos Kelpies que surgen del agua unos 30 metros , significando un bello homenaje al gran mito celta que les dio “vida”. El monumento fue inaugurado en octubre de 2013.

En las Pistas

Revisando los “anales” de los Purasangres llamados Kelpie, nos encontramos con17 ejemplares con ese nombre, entre 1855 y 2016. Entre ellos, distinguimos 6 machos y 11 hembras . En este particular, la leyenda no advierte sexo alguno para los Kelpies . Aunque casi siempre los relatos hacen suponer que se trata de machos.

Precisamente, el más antiguo de todos los catalogados, un inglés nacido en 1855 (macho alazán, Weatherbit en Child of the Mist, por St. Francis), cuya vida activa transcurrió en Australia, fue padre del relevante australiano Fireworks (1864, en Gaslight, por Sir Hercules), ganador del Champagne S., Derby S., All-Aged S., Victoria Derby -2 veces- y St. Leger S., por tanto, un gran corredor, el único en la historia con dos triunfos en el Victoria Derby, de acuerdo a lo informado por PedigreeQuery.

El ganador del Kentucky derby 1887 – Foto: Pinterest.

Una Kelpie , de origen estadounidense, nacida en 1866 (castaña, Bonnie Scotland en Sister to Ruric, por Sovereign) y fallecida en diciembre de 1890, es citada en nuestro libro de consulta favorito (Richard Ulbrich’s Peerage of Racehorses ) como la madre de Duke of Montrose (1877-96, por Waverly), quien sería el padre del estadounidense Montrose (1884-98, en Patti, por Billet), el histórico ganador del Kentucky Derby de 1887 , entre sus 11 triunfos clásicos.

El Kelpie Purasangre más destacado en las pistas fue una hembra, de nacionalidad canadiense, nacida en 1904 (castaña, Martimas en Pee Weep, por Pat Malloy), ganadora a los 3 años del “legendario” Ontario Jockey Club H. (3600m, grama), disputado en el “Viejo” Woodbine (Toronto, Canadá). No tuvo trascendencia posterior pues lamentablemente sufrió una fractura mortal, tras una caída, en 1908 , cuando apenas sumaba 4 años.

Actualmente, se destaca una Kelpie surafricana, nacida en 2016 (castaña, Dynasty en Divine Nymph, por Al Mufti), dueña de un importante pedigree, que es ganadora de 4 carreras en 10 actuaciones a la fecha y cuenta ya con una figuración seelctiva, al clasificarse en el Jamaica H. (Listado, Kenilworth, 2000m, grama) en febrero pasado.

Otra vez, encontramos extraño que ninguno de los 17 ejemplares con el nombre de Kelpie haya tenido pelaje negro o blanco (o tordillo) para adaptarse a lo que describe la leyenda como el color de la mitológica raza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *