CABALLOS MITOLÓGICOS: PEGASO… el mito griego cuya imagen es el emblema de Gulfstream Park (EUA)

Una de las más famosas historias contenidas en la riquísima Mitología Griega se refiere a un caballo único, el caballo alado, PEGASO . De impresionante pelaje blanco, el maravilloso Pegaso no tenía las alas como ornamento, poseía la mítica capacidad de volar. Nacido de las aguas, de las fuentes del océano, era hijo del Dios griego del mar, Poseidón, y de Medusa , una de las tres hermanas gorgonas, hija de monstruos del inframundo de tiempos arcaicos, que podía convertir en piedra a los hombres con solo mirarlos.

Sin embargo, la versión más aceptada acerca de su nacimiento es aquella que afirma que nació del cuello de Medusa, cuando Perseo le asesinó decapitándole muy cerca del mar. La leyenda cuenta que nació en la tierra, fecundado por la sangre derramada por Medusa . Asimismo, afirma que cuando la sangre de Medusa entró en contacto con el agua del mar nació Crisaor, el hermano gigante de Pegaso.

El mítico Pegaso – Foto: Pinterest.

La virtud más celebrada de Pegaso es que podía volar, pero también tenía el poder de hacer manar el agua doquiera que posara sus míticos cascos, de allí el origen de su nombre, pues proviene de la palabra griega Pagé, cuyo significado es Manantial. Además, Pegaso era completamente indomable, lo cual no pasaba desapercibido para nadie. Por ello, el héroe Belerofonte , hijo del Rey Glauco de Corinto, dedicó mucho tiempo a tratar de capturarlo sin éxito. Para ayudarle en su propósito, la Diosa Atenea le proporcionó una brida de oro, con la cual Belerofonte logró domarle. Con el paso del tiempo creció la amistad entre ellos y juntos lograrían realizar hazañas, entre ellas, terminar con la vida de una enemiga importante y peligrosa: la malvada Quimera , una bestia de múltiples cabezas.

Belerofonte, con la ayuda de Pegaso , fue obteniendo fama y prestigio, llegando a anidar el deseo de convertirse en Dios. En busca de hacer realidad su deseo pretendía utilizar a Pegaso para volar hasta el Olimpo . Tales ideas al ser conocidas por Zeus le provocaron un gran disgusto al Rey de los dioses y de los hombres. Por ello, Zeus envió un diminuto mosquito a la tierra, con la misión de picar a Pegaso . Cuando el hecho ocurrió, el brioso Pegaso se violentó, derribando a Belerofonte de sus lomos, quien quedaría lisiado y condenado a vagar por el resto de su vida.

Imagen idealizada de la Constelación Pegaso

Pegaso logró escapar de Belerofonte y se convirtió en el glorioso caballo de Zeus, quien le otorgó el honor de ser el portador del Rayo y del Trueno, dos de los símbolos más importantes de su poder. Además, le encargó de ser quien conduzca el carro de Aurora, la diosa titánide que salía diariamente de su hogar, ubicado al borde del océano, y viajaba alrededor del mundo para anunciarle a su hermano Helios la salida del Sol. Finalmente, Zeus le convirtió en una constelación compuesta por cuatro estrellas brillantes, para que fuera eterno y así todos podamos contemplarle por siempre en el firmamento.

El mito de Pegaso representa la Belleza y la Libertad que todos anhelamos. El caballo alado de Zeus, como galopador de los cielos, también encarna a nuestra Imaginación, en tanto su capacidad de elevarse por encima de todo y llevarnos a sitios inusitados, sin importar cuán lejos estén. Asimismo, el mito de Pegaso, en toda su amplitud, simboliza la aspiración de trascendencia espiritual de nuestra humanidad.

La representación de Pegaso en Gulfstream Park – Foto: Gulfstream Park.

La imagen de Pegaso se ha hecho muy popular, habiéndose utilizado millones de veces a través de libros, películas, series, publicidades, imágenes de empresas, etc. Esa fantástica imagen es el “emblema” del moderno hipódromo de Gulfstream Park (Hallandale, Florida, EUA), que ostenta una hermosa estatua del caballo alado en sus instalaciones, y es el símbolo de la carrera mejor premiada que se corre en dicho coso, la Pegasus World Cup (G1), la carrera más rica del mundo en sus dos primeras versiones (2017 y 2018), cuya disputa ocurre el último sábado del mes de enero. En la actualidad, se realizan dos Pegasus World Cup (G1), ambas invitacionales, una sobre pista de arena y otra sobre pista de grama, con una convocatoria internacional en ambos casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.