ECLIPSE AWARDS (EUA): BRICKS AND MORTAR fue el gran triunfador en la 49ª edición de los Premios Eclipse.

La 49ª edición de Entrega de los Premios Eclipse fue un evento plano, sin ningún pico de emoción visible. Una ocasión que no tuvo ninguna característica especial que vaya a significar que se recuerde como algo diferente. Lo relevante, sin dudas, fueron los premiados. Entre ellos, por supuesto, la estrella fue Bricks and Mortar (14, Giant’s Causeway en Beyond the Waves, por Ocean Crest), quien no sólo fue premiado, tal como se esperaba, como Campeón Gramero y Caballo del Año, sino que arrastró en su triunfo a todos sus allegados, es decir, entrenador (Chad Brown), jinete (Irad Ortiz Jr.), propietario (Klaravich Stables Inc.) y criador (George Strawbridge Jr.). Todos recibieron el reconocimiento por haber sido partes decisivas en la historia del ya confirmado Caballo del Año 2019.

Bricks and Mortar venciendo en la Breeders’ Cup Turf (G1) – Foto: Bangkok Post.

La ocasión sirvió para, de alguna manera, intentar resarcir los “malos ratos” que vivieron los allegados al valioso Maximum Security (16, New Year’s Day en Lil Indy, por Anasheed) en mayo pasado, cuando se produjo su polémico distanciamiento en el Kentucky Derby (G1). El potro de Gary & Mary West fue elegido como Campeón 3 años, reconociendo sus méritos, pero además se seleccionó como el “mejor” o “más importante” Momento del Año, precisamente, a su referida descalificación en el Derby de las Rosas, con la exposición de un video que no se entendió si era un homenaje a los que ganaron o al propio Maximum Security. De paso, llevaron al escenario al entrenador Jason Servis, presentándole como “protagonista” del Momento del Año. Si aquel fue el Momento del Año, este fue el momento “bizarro” de la entrega de premios.  Adicionalmente, el premio a la fotografía del Año le fue otorgado a Jim Leuenberger ejecutor de una brillante gráfica que capturó el preciso instante en que se producía el “famoso” tropiezo ocasionado por Maximum Security al posterior ganador del Preakness S. (G1), War of Will (16, War Front en Visions of Clarity, por Sadler’s Wells) y en el cual se basó su distanciamiento.

Máximum Security, Campeón 3 años – Foto: NYRA

En otro orden de ideas, también fue reconocido, aunque sin premio alguno para él, aunque estuvo nominado en su rubro, el entrenador Brad Cox, cuyas consentidas Covfefe (16, Into Mischief en Antics, por Unbridled) y British Idiom (17, Flashback en Rose and Shine, por Mr. Sekiguchi) se hicieron dueñas de 3 premios. La primera fue reconocida como Campeona Sprinter y como Campeona 3 años, mientras que la potra se llevó los honores como Campeona 2 años.

Covfefe fue premiada en 2 rubros – Foto: Benoit

En el resto de los premios no hubo sorpresas. La guapa Uni (14, More tan Ready en Unaided, por Dansili), ganadora de la Breeders’ Cup Mile (G1, Santa anita Park, 1600m, grama, 1:32.45), se quedó con el título de Campeona Gramera, mientras que el versátil Mitole (15, Eskendereya en Indian Miss, por Indian Charlie), ganador de la Breeders’ Cup Sprint (G1, Santa Anita Park, 1200m, 1:09.00) y del Metropolitan H. (G1, Belmont Park, 1600m, 1:32.75), entre sus 4 triunfos clásicos G1 de la temporada, fue reconocido como el Campeón Sprinter. Igualmente, los premios para la Campeona Madura y el Campeón Maduro recayeron sobre los lógicos contendores, la destacada Midnight Bisou (15, Midnight Lute en Diva Delite, por Repent) y el destacado Vino Rosso (15, Curlin en Mythical Bride, por Street Cry), respectivamente. Tal vez uno de los menos esperados fue el premiado como Campeón 2 años, una división pareja, que recayó sobre Storm the Court (17, Court Vision en My Tejana Storm, por Tejano Run), el ganador de la Breeders’ Cup Juvenile (G1, Santa Anita Park, 1700m, 1:44.93).

Finalmente, el premio que reconoce al jinete aprendiz le fue asignado al japonés Kazuchi Kimura, quien derrotó en las papeletas de votación a los latinos Julio Correa y Ángel Díaz. El promisor jinete japonés le dio un toque de emotividad a su discurso, al cerrarlo con la frase «God bless America«. La ceremonia de entrega de premios terminó como empezó, sin mayores altibajos, con la virtud de haber sido lo suficientemente rápido como para no llegar a ser aburrida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *