NAKAYAMA (Japón): El invicto GRATIAS se mostró promisor en el KEISEI HAI (G3)

Mucha clase y potencial de sobra enseñó el tresañero japonés Gratias (18, Heart’s Cry en Malacostumbrada, por Lizard Island) en su debut selectivo, el Keisei Hai (G3, Nakayama, 2000m, grama, US$ 707.400), disputado el pasado domingo, 17 de enero. Controlando la prueba durante todo el trayecto, ubicado , bien contenido por el ídolo Christophe Lemaire y accionando siempre en la parte interna de la pista, el potro hijo de la argentina Malacostumbrada (19, en Maipu Wells, por Poliglote) puso en evidencia todo su poder al penetrar a la recta de las decisiones, acelerando de forma contundente, logrando diferenciarse sin problemas del resto del grupo, que siguió siendo liderado por el puntero de casi toda la prueba, Time to Heaven (18, Lord Kanaloa en Kiss to Heaven, por Admire Vega), quien le escoltó a 2-½ cuerpos.

Toda una promesa pareció el invicto Gratias – Foto: JRA.

La prueba se dio con el citado Time to Heaven marcando el paso de la carrera, seguido por Taiso (18, Maurice en Ceramic Girl, por Daiwa Major), mientras Gratias se movía junto al riel, apareado con Weiss Meteor (18, King Kamehameha en Chateau Blanche, por King Halo). El tren fue relativamente cómodo pues después de registrarse 23.50 para el primer cuarto de milla, el ritmo bajó relojeándose 50.80 para los 800m y 1:16.00 para los 1200m. Sin embargo, rumbo a la clásica milla, la presión de los seguidores obligó al puntero a acelerar, por lo que para mantenerse líder dejó 1:39.80 . Sin embargo, ello no le sirvió de mucho, pues entrando a la recta final fue presa fácil para Gratias, apenas Lemaire le pidió correr en firme. Los 400m finales fueron escenario para el lucimiento del ahora invicto en 2 salidas, un entrenado de Yukihiro Kato , que logró rematar los 400m finales en 23.30 , un registro inferior al marcado durante los primeros 400m de carrera, cerrando con una marca total de 2:03.10 . Detrás de los dos primeros, mejorando un poco al final, Ten Bagger (18, Maurice en Top Seller, por Special Week) se clasificó en el , distanciado poco más de 1 cuerpo del 2º lugar.

Así, Gratias se convierte en ganador clásico de grado (G3 ), elevando sus premios a US$ 442.600 . Viene a ser el 50º ganador selectivo producido por el Campeón japonés Heart’s Cry (01, Sunday Silence en irish Dance, por Tony Bin), otro importante hijo del inolvidable Sunday Silence (86-02, Halo en Wishing Well, por Understanding). En su caso, Heart’s Cry suma a la fecha 11 producciones en edad de correr, mostrando un 4,2 % de sus corredores como ganadores clásicos, entre los que destaca la valiosa Lys Gracieux (14, en Liliside, por American Post), el Caballo del Año en Japón 2019.

Gratias es el tercer ganador clásico, 2º de grado, que produce su madre, la ganadora clásica G1 argentina Malacostumbrada, con tan sólo tres corredores hasta la fecha. El potro, tal como su ¾ hermana Resistencia (17, por Daiwa Major), responde al benéfico patrón de cruce Hail To Reason-Northern Dancer, de gran éxito en Japón y en el hemisferio Sur, a través de una excelente versión Sunday Silence-Danehill.

Se genera así un brillante pedigree, libre de repeticiones dentro de las primeras 4 generaciones que, expandido hasta la 6ª generación, muestra un múltiple linebred, en fórmula 5x(6x6x5), al extraordinario Northern Dancer (61-90, Nearctic en Natalma, por Native Dancer), obtenido a través de 4 fuentes distintas, a saber, el importante Lyphard (69-05, en Goofed, por Court Martial) en el lado paterno y los consagrados Danzig (77-06, en Pas de Nom, por Admiral’s Voyage), Nijinsky II (67-92, en Flaming Page, por Bull Page) y Sadler’s Wells (81-11, en Fairy Bridge, por Bold Reason), estos últimos presentes en el pedigree de la productiva Malacostumbrada. El cruce se complementa con una única duplicación adicional, producida con balance de sexos, en fórmula 5×6. El ancestro duplicado es el estadounidense Promised Land (54-74, Palestinian en Mahmoudess, por Mahmoud), el padre del importante Understanding (63-76, en Pretty Ways, por Stymie), nada menos que el abuelo materno del inolvidable Sunday Silence.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *