TEMA DE DOMINGO: ¡Y un día PABLO FALERO dejó de montar!

Pablo Falero, el más importante jinete de Argentina y también de Uruguay, su suelo natal, dio su adiós definitivo a la profesión que le hizo una celebridad mundial, compitiendo en la prueba ícono de su país, el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1). Ese 6 de enero de 2020, lunes, para más señas, poco antes de la competencia fue homenajeado por sus colegas participantes en el evento clásico, quienes le hicieron un “puente” para enmarcar su salida al recinto, donde sería visible para todos los presentes en las tribunas. Ese público que plenaba el coso de Maroñas también le honró, de pie, con una ovación extremadamente sonora y larga, que el gran jinete disfrutó al máximo, con los brazos en alto. El rostro de felicidad de Falero se cundió de emoción. Calculador y preciso sobre los estribos de los Purasangres, en ese momento, Falero fue sólo sangre viva, sangre circulando a full, ante el afecto y el respeto que manifestaban aquellas manos y voces de sus compatriotas, en lo que era el último día de su carrera como jinete, el último día del Campeón, de ese ganador de más de 9.000 carreras, el 6º jinete mayor ganador de carreras en el mundo.

Falero ovacionado y emocionado – Foto: Captura TV.

Luego vino la competencia. No fue el ganador, pero se clasificó . Después de accionar entre los postreros durante la primera parte, hizo el movimiento preciso para buscar el triunfo, pero su ejemplar debió ceder ante otros 3 que fueron superiores. Sin embargo, Falero le puso un ingrediente histórico a ese resultado. Nadie podrá, de acá en más, citar el marcador del Gran Premio José Pedro Ramírez (G1) del año 2020, sin tener que citar que allí estuvo Pablo Gustavo falero, montando por última vez, figurando , colgando definitivamente las botas, tras 38 años de impecable trayectoria profesional. Habrá quien recordará que no daba un salto al vacío, que ya había comenzado a trabajar como entrenador en el hipódromo de San isidro (Provincia de Buenos Aires), encargándose de Purasangres propiedad del stud “Vacación”, esos colores que tantos éxitos vivieron de su mano y que, seguramente, continuarán teniendo juntos en su nuevo rol.

Pablo escuchando el himno uruguayo antes de montar por última vez – Foto: Captura TV.

Nacido hace 53 años, en Colonia del Sacramento (Uruguay), Falero ha contado que montó un caballo Purasangre por primera vez a los 14 años y que poco antes de cumplir los 15 pudo competir en su primera prueba pública. No terminó sus estudios secundarios, pero se hizo un experto en la conducción de un caballo de carreras, en su comportamiento, en percibir sus emociones, a través de sus manos, de sus piernas, de su vibración. Por eso siempre pudo sacarles el mejor provecho a sus capacidades y talentos en las carreras. Su conexión con el caballo es, acá no podemos hablar en pasado, inusual, única, propia de su individualidad. Habrá otros buenos, mejores o peores, pero nadie más como él. Existe una calidad de comunicación entre él y el Puro de Carreras que tiene características inimitables, que siempre fue notoria para todos aquellos que nos solemos llamar “burreros”. Por eso, siempre seremos nostálgicos de su presencia sobre la silla de un Purasangre, no sólo para su lucimiento y nuestras alegrías, sino para enseñar al resto de sus colegas y para recrear ese amor por el caballo, al fin y al cabo, el verdadero secreto que le ha hecho un jinete inolvidable. ¡Gracias Falero!

Ahora, les invitamos a compartir un valioso trabajo de La Revista del Turf, disponible en YouTube, realizado a Falero, el pasado 27 de diciembre, justo cuando ya todo estaba decidido: el retiro, su futuro inmediato, etc. Allí, de la mano de Diego Mitagstein y Marcelo Durán, el ídolo de tantos “burreros” se cuenta, se narra, se describe y nos hace entender quién es Pablo Gustavo Falero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *