YORK (Inglaterra): El Campeón STRADIVARIUS logró su 9ª victoria clásica consecutiva en la Lonsdale Cup (G2) dejando tiempo récord

Aunque parecía bastante sencillo en el papel, no le resultó tanto en la realidad. Sin embargo, la calidad corredora de Stradivarius (14, Sea the Stars en Private Life, por Bering) y la rapidez mental de Frankie Dettori, lograron resolver con solvencia los escollos y se impusieron por algo más de 1 cuerpo de ventaja en la extenuante Lonsdale Cup (G2, 3270m, grama, US$273.060), alcanzando así su 9ª victoria clásica G1/G2 consecutiva, a la vez su 2ª victoria en fila en esta prueba, permaneciendo inderrotable desde la temporada pasada, cuando venció en los 5 compromisos que enfrentó. Se convirtió así en una de las “estrellas” del tercer día del Ebro Festival (York).

Stradivarius resolvió en tiempo récord – Foto: Captura Video

Con tan sólo 4 participantes, ante la deserción de uno de los 5 inscritos inicialmente, la prueba se desarrolló, prácticamente, con los 4 competidores transitando el trayecto en fila india, con el inglés Dee Ex Bee (15, Farhh en Dubai Sunrise, por Seeking the Gold) liderando, seguido del único potro de 3 años en competencia, Il Paradiso (16, Galileo en Famous, por Danehill Dancer), mientras el Campeón Stradivarius se ubicaba en la 3ª posición, dejando último al irlandés Falcon Eight (15, Galileo en Polished Gem, por Danehill), que se mantendría en ese lugar hasta el final. Sin cambios mayores, aunque si en el ritmo a partir de los 100m finales de carrera, las acciones fueron creciendo en expectativa. Al entrar a la recta final, Wayne Lordan movió en firme a Il Paradiso, cayendo sobre Dee Ex Bee por su lado interno. Stradivarius avanzó sobre ambos, luciendo listo para arrollarlos por fuera de ambos. A 500m para el final, Il Paradiso toma contacto con la línea de carrera del puntero y se planteó cerrada lucha entre ambos. En los 400m finales, Stradivarius aún permanecía sin poder rematar en firme, pues Lordan consciente de la posición del favorito, cargaba afuera junto con Dee Ex Bee, lo cual le negaba espacio libre a Stradivarius. Sin embargo, en los 300m finales, Dettori no insistió más y cambió radicalmente su línea de carrera, buscando el riel para atropellar, obteniendo una ágil reacción del Campeón que entrena Gosden. Así, con gran habilidad, Stradivarius desarrolló su acostumbrado remate y desplazó con celeridad, asegurando la victoria ya en los 100m finales. Cruzó la meta con más de 1 cuerpo de luz, mientras que la pelea de Dee Ex Bee y el potro Il Paradiso continuó dura hasta la propia sentencia, donde por una nariz el inglés le quitó el placé al entrenado de Aidan O’Brien, que hizo una relevante carrera, enfrentando por 1ª vez a maduros de este nivel.

Dejando marca de 3:27.06 (3270m), más de 2 segundos menos que en su victoria de 2018, el consentido de John Gosden estableció récord de pista y llevó su campaña a 13-1-2 (18 acts.), elevando sus ganancias acumuladas a US$2.915.284. El alazán Stradivarius volvió a recibir elogios del carismático Frankie Dettori, quien señaló que no tenía lágrimas en sus ojos porque se le habían agotado ayer con Enable (14, Nathaniel en Concentric, por Sadler’s Wells), pero que se encontraba muy emocionado por la clase de este excepcional corredor. El próximo compromiso del Campeón deberá ser la British Champions Long Distance Cup (G2, Ascot, 3100m, grama, octubre/19), carrera que ganara también en 2018.

Dettori & Stradivarius después de la Gold Cup (G1) en junio de 2018 – Foto: The Independent

El excepcional Stradivarius es hijo del 6 veces ganador clásico G1 y Caballo del Año en Europa Sea The Stars (06, Cape Cross en Urban Sea, por Miswaki), un hijo de la extraordinaria Urban Sea (89-09, en Allegretta, por Lombard), la madre del hiper influyente Galileo (98, por Sadler’s Wells). Respondiendo a su gran linaje, Sea The Stars es padre de 7 producciones en edad de correr con las cuales detenta una tropa de 56 ganadores clásicos, los cuales representan un contundente 11,8 % de sus corredores. Siendo el último hijo que produjo su madre, es su 2º ganador clásico, pues ella antes dio al alemán Persian Storm (04, por Monsun). Único ganador clásico G1 para su madre, el portentoso Stradivarius responde al extraordinario patrón de cruce Nearctic-Native Dancer, no sólo el mismo que produjo al insustituible Northern Dancer (61-90, Nearctic en Natalma, por Native Dancer), de quien desciende por su rama paterna, sino también el patrón que ostenta el propio Sea The Stars, su extraordinario padre.

En el pedigree que se genera, libre de repeticiones en las primeras 4 generaciones, se destaca un linebred triple, en fórmula 5x(5×4), precisamente al inolvidable Northern Dancer, presente acá a través de 3 de sus mejores hijos en la cría: el notable Danzig (77-06, en Pas de Nom, por Admiral’s Voyage), el importante Lyphard (69-05, en Goofed, por Court Martial) y el súper vigente Sadler’s Wells (81, en Fairy Bridge, por Bold Reason). Sólo una repetición adicional se puede apreciar con 6 generaciones expuestas, otro triple linebred, en fórmula 6x(6×6), en este caso, al espectacular Native Dancer (50-67, Polynesian en Geisha, por Discovery), que como sabemos es el abuelo materno de Northern Dancer y uno de los ejes del patrón de cruce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *