Despidiéndose de las pistas: HELLBENT SE IMPUSO EN EL WILLIAM REID S. (G1)

La victoria en una prueba clásica G1 se le había hecho esquiva, pero le llegó en el momento más oportuno, cuando ya no había más opciones. Así, Hellbent (12, I Am Invincible en Volkaspray, por Volksraad), hijo de uno de los más importantes sementales del momento en Australia, se retira de las pistas con el crédito de una victoria en el William Reid S. (G1, Moonee Valley, 1200m, grama, 1:09.36), lograda este viernes, 23 de marzo, en la noche australiana.

El tiempo agenciado por el 5 años, del hemisferio sur, fue apenas unas 7 centésimas (0,07) de segundo por encima del récord vigente de la Campeona Miss Andretti (01, Ihtiram en Peggie’s Bid, por Marooned). Para concretar este triunfo tan trascendente en su carrera, Hellbent desarrolló una atropellada violenta, que inició a mediados de la carrera y que le permitió pasar a dominar las acciones apenas a 50m para el final, cuando logró quebrar la acción del veloz Thronum (13, Snitzel en Helena’s secret, por Five Star Day), que intentó lograr también su 1ª victoria clásica G1 de punta a punta.

Precisamente, Thronum salió raudo a puntear la carrera desde la propia largada, mientras Craig Williams, en la silla de Hellbent, controlaba a su conducido, colocándole 8º, apenas por delante de dos de sus rivales. Pasando los primeros 400m en 23.66, el puntero Thronum se vio presionado por Secret Agenda (12, Not A Single Doubt en Negotiate, por Red Ramson), que corría a su costado externo, seguidos de cerca ambos por Rock Magic (09, Redoute’s Choice en Rockabubble, por Bubble Gum Fellow) y la Campeona She Will Reign (14, Manhattan Rain en Courgette, por Charge Forward). Siempre corriendo afuera, a mitad de carrera comenzó a notarse el avance de Hellbent, que fue eficaz acortando ventajas a los punteros, pero cediendo terreno en el codo por su línea de carrera. Sin embargo, una vez que el lote piso terreno de recho, elúnico enemigo visible para el escapado puntero de entonces, Thronum, era precisamente Hellbent, que atropelló duro por centro de cancha y pudo valientemente sobrepasar a Thronum, que lucía difícil de vencer a 200m para el final. El remate para los 400m finales fue de 23.58, lo cual destaca el poder del remate del ganador. “Fue muy dominante esta noche”, advirtió su jinete, a la TV australiana.

Más información en breve

Foto: Quentinjlang.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *