Por efectos del huracán María: DESASTROSA SITUACIÓN DE LA HÍPICA EN PUERTO RICO

Un masivo daño estructural sufrió el hipódromo Camarero (Canóvanas, Puerto Rico), ubicado a unos 30 kilómetros al suroeste del centro de la ciudad de San Juan, debido a los terribles efectos del huracán María, que prácticamente destruyó la tribuna principal del popular coso de carreras. Asimismo, un indeterminado número de haras fueron víctimas de los feroces vientos y lluvia que trajo el poderoso huracán.

El pasado 21 de septiembre, el Comisionado de Carreras de Puerto Rico, José Mymo dio a conocer, de manera oficial, detalles de la situación que se vive en la hípica de la isla. Maymo explicó que en visita al hipódromo camarero se pudieron constatar graves daños en las tribunas y en las cuadras donde se alojan los Purasangres, señalando incluso que el 90% de los puestos estaráin sin techos. Asimismo, Maymo afirma, milagrosamente de acuerdo a lo que se observa en las fotos publicadas por Thoroughbred Daily News, ningún ejemplar ni persona murió a consecuencia del paso del huracán.

Pese a que la pizarra electrónica sufrió severos daños, aparentemente, la pista principal del hipódromo parece estar en buenas condiciones, por lo que Maymo sostiene que los entrenamientos podrán continuarse. En cambio, las tribunas y sus áreas adyacentes fueron totalmente destruidas, escribió el Comisionado, señalando que la reconstrucción tomará meses. Lejos de ser pesimista, Maymo dice que esta situación “es una oportunidad para un nuevo comienzo, un resurgimiento de nuestra hípica”.

Destacó Maymo, en su escrito, que la Comisión de Carreras hará todo lo posible por conseguir el traslado al sur de Florida (EUA) para todos los caballos portorriqueños agendados para competir en la próxima Serie Hípica del Caribe, la cual se realizará en Gulfstream Park (Florida), el venidero 9 de diciembre. Desde el principal hipódromo de Florida expresaron estar abiertos y listos para recibir a los Purasangres portorriqueños “con los brazos abiertos”, en voz de Tim Ritvo, Jefe de Operaciones del Grupo Stronach.

Pese a la posición optimista del Comisionado de carreras, la situación en Puerto Rico, a una semana del paso de “María” es realmente grave, no sólo en la hípica sino en toda el país, el cual se encuentra en gran parte sin servicio eléctrico y con el Aeropuerto Internacional de San Juan sin actividades, por sólo citar dos hechos.

Otra visión, como la perteneciente a Shelley Blodgett, co-fundadora de Caribbean Thoroughbred Aftercare Inc., una sociedad sin fines de lucros que se ocupa de ayudar a los Purasangres de carrera en Puerto Rico e Islas Vírgenes, quien envió una carta a la prestigiosa publicación Thoroughbred Daily News, presenta una situación distinta. Blodgett, que ha mantenido contacto con personas presentes en el hipódromo Camarero, señala que, aunque no hubo caballos muertos por efectos de “María”, si hay ejemplares que necesitan cuidado médico veterinario, para cerrar heridas y lesiones menores. Asimismo señala que “los caballos no pueden salir de sus puestos debido a las cercas caídas y la inundación”. “Están parados sobre agua y no hay agua limpia ni comida”. Señala que le dijeron que se les está dando alguna ración de granos, presumiblemente secos.

La carta de Blodgett, publicada por Thoroughbred Daily News, señala que le advirtieron que “no hay forma de obtener agua, comida y suplementos médicos para los caballos en la actualidad. Reconociendo la gravedad de la situación y lo importante de la actividad de la industria hípica en Puerto Rico, Blodgett reclama una petición formal desde el Gobierno de Puerto Rico reuiriendo ayuda para los Purasangres alojados en el hipódromo Camarero, que como podemos imaginar se encuentra en un estado muy cercano a un caos, si no lo es ya. Con dicho pedido formal, se podría habilitar la ayuda externa e incluso interna, hoy en extremo necesaria.

Fotos: Thoroughbred Daily News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *